Imagina un elevador que se detenga en el piso anterior al que presionaste, y que luego te invite a tomar las escaleras para llegar a tu piso. Ese es el caso del Intervator, un diseño de Matthias Laschke que busca incitar a las personas a hacer un poco más de ejercicio. Esta invención es parte de una creciente tendencia de diseño que busca disminuir la pereza y aumentar la movilidad de los usuarios, en un intento por contrarrestar la cultura de la comodidad propia de la era moderna.

Intervator---design----ather---diseño---incomodidadIntervator – Matthias Laschke

La realidad es que la mayor parte de los espacios y objetos que nos rodean hoy ha sido concebida en torno a la idea de la comodidad. Han sido diseñados para reducir el esfuerzo y la movilidad corporal, y en consecuencia nuestras rutinas tienden a hacerse cada vez más sedentarias. Progresivamente escogemos ver televisión en lugar de salir a caminar, o tomamos el auto en lugar de la bicicleta. Cómodamente optamos por la facilidad y la predictibilidad ofrecida por estos objetos.


El problema de este exceso de comodidad es que a la larga se traduce en una mayor incidencia de problemas de salud. Hoy por ejemplo sabemos que un estilo de vida sedentario aumenta considerable las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, así como de sufrir de obesidad, colesterol alto, diabetes y cáncer. Y ni hablar de las consecuencias a nivel cognitivo.

coldest-stare-by--karolina-kory-y-Fred-Stein---Ather---fotografia--incomodidad---diseño
Fred Stein / Coldest Stare por Karolina Kory

Uno de los ejemplos más preocupantes de este fenómeno es la silla, la cual ha sido progresivamente incorporada a prácticamente todas nuestras rutinas diarias. Desde los sofás, comedores y sanitarios en nuestro hogar, a las oficinas, autos, salas de espera y espacios públicos. Permanecemos en postura sentada casi un tercio de nuestras vidas aún cuando numerosos estudios afirman que esta es casi tan dañina como el hábito de fumar cigarrillos. De ahí que la silla sea el lugar perfecto para comenzar a repensar la comodidad en el diseño.


Tal es el caso del diseñador francés Benoit Malta quien ha diseñado Inactivité, una silla de dos patas que promueve el movimiento e incita a los usuarios a concientizar su postura corporal. Inactivité propone una nueva forma de sentarse que introduce una «molestia soportable» beneficiosa para la salud. Con sólo dos patas estimula pasivamente al cuerpo, aumentando el tono muscular y obligando al usuario a tener una mejor postura y mayor equilibrio.

Benoît-Malta-Chaise---Ather---diseño---incomodidad
Benoît Malta Chaise – Inactivité

Con una idea similar en mente los diseñadores Mikey Chen y Sam Carmichael han creado el UpStanding Desk, un artefacto adaptable y portátil que convierte cualquier escritorio regular en un escritorio para trabajar de pie. Del mismo modo que Darryl Agawin ha creado el Balance Stool, un taburete que se tambalea obligando al usuario a hacer mini movimientos constantes para ajustar su postura y mantener el equilibrio.Todas estos son propuestas que aspiran a mejorar la salud de quienes normalmente se sentarían durante largos periodos de tiempo. Objetos de uso diario que nos obligan a salir de nuestra zona de confort y nos invitan a cambiar nuestro comportamiento para adoptar vidas más activas, saludables y conscientes. Es la incomodidad la que nos impulsa a cambiar, entonces la cuestión es: ¿Estás lo suficientemente incómodo? ¿Estás dispuesto a cambiar?

 

Por Äther Editorial


·
Si te ha gustado esta nota
suscríbete al Äther Journal haciendo click aquí
·