«El plagio es necesario. Está implícito en el progreso»
–Conde de Lautréamont



En el mundo analógico la información copiada no es idéntica a la original sino que es una interpretación exacta de ella. Esto se debe a que cada vez que la información es copiada se produce un ruido que no sólo afecta la calidad de la copia sino también la del original. Eso es lo que sucede cuando fotocopias una fotocopia, o cuando copias música de una casete a otro: cada vez luce peor, suena peor; va perdiendo calidad, distorsionándose un poco más con cada nueva copia.



Internet Age Media- IAM 2017 - ather studio

Pero el mundo digital es distinto, porque la digitalización implica que la información es convertida en un conjunto discreto de partes, es decir, en los dos estados del sistema binario: unos y ceros. Por lo tanto, cada vez que la información es reproducida, esta es de hecho reconstruida a partir de unos y ceros, sin importar si es la primera reproducción o la número mil. En pocas palabras, el ruido del proceso de copiado simplemente desaparece.

Por supuesto, las consecuencias de esto son profundas: una copia digital es una réplica exacta, bit a bit, del original. No hay ruido y la calidad no disminuye con cada copia, por lo que se elimina el creciente olvido inherente al mundo analógico. En consecuencia, las nociones de originales y copias se hacen caducas rápidamente.

Evidentemente esto quita el sueño a ciertos dueños de contenidos que en la era analógica contaban con el ruido como barrera protectora contra el copiado no autorizado. Es decir, si la copia es idéntica al original ¿Por qué la gente habría de pagar por el original?



Internet Age Media- IAM 2017 - ather studio
Premiere de ‘Autores sin propiedad’ en el IVAM de Valencia

Precisamente dentro de este debate se inserta el documental Autores sin propiedad, la nueva producción audiovisual de Gràffica. Este muestra el panorama actual de la cuestión de la propiedad intelectual en España, recogiendo los testimonios de creadores y expertos como Mikel Urmeneta –ilustrador–, Carlos Sánchez-Almeida –abogado en propiedad intelectual–, Simona Levi –artista y activista– y Ignacio Escolar –periodista y director de eldiario.es–.

De este modo, Autores sin propiedad pone en evidencia las contradicciones y debates propios de toda transición de lo antiguo a lo nuevo. De un paradigma tradicional y analógico, a otro que emerge en busca de alternativas más coherentes con las nuevas realidades de la era digital.

Entonces, ¿Cuál es el futuro de la propiedad intelectual? No podemos saberlo, sólo podemos imaginarlo. Pero lo cierto es que la propiedad intelectual, tal como la conocemos hoy, tiende a desaparecer. Y en su lugar aparece un nuevo esquema de intercambio, en el que priman la apertura y el acceso a la información, y en el que creadores -y no intermediarios- se benefician por compartir sus creaciones con el mundo. En otras palabras, las batallas legales entre el plagio y los derechos de autor son para el siglo XXI lo que los juicios contra la obscenidad fueron para el XX.



Ejecución con guillotina, grabado de época.
Ejecución con guillotina, grabado de época.

Fuentes

– Imagen de cabecera: Golden Age of piracy – Royal Museums Greenwich
– Más información sobre Autores sin propiedad en Gràffica.

Por Äther Editorial


·
Si te ha gustado esta nota
suscríbete al Äther Journal haciendo click aquí
·